¿QUÉ DEBE COMER UN GATO SENIOR?

La etapa senior de la vida de nuestros gatos se inicia cuando estos alcanzan una edad de unos 9 a 10 años. En estas circunstancias podemos encontrarnos con dos posibilidades: por un lado, que nuestro gato haya sido un animal sano, con buena alimentación durante los periodos anteriores y que llegue a esta edad sin enfermedades que precisen control nutricional específico. Por otro lado, puede que nuestro gato llegue a esta edad con algún problema y que parte importante de su tratamiento sea un estricto control dietético.Hay animales en los que el metabolismo sufre un cambio al alcanzar estas edades y puede ocurrir que se inicie una tendencia a ganar peso o, por el contrario, a perderlo sin que exista patología causante de ello. En caso de que nuestro gato comience a ganar peso, y sería importante llevar un buen control del mismo a lo largo de toda su vida, debemos realizarle un chequeo para descartar la presencia de enfermedades que puedan ser su causa (hipotiroisismo, osteoartrosis, etc.) tanto por el cambio metabólico que se produce como porque conlleven una reducción en el gasto energético. Si no se encuentran alteraciones que puedan ser las causantes de esa ganancia de peso debemos instaurar un tipo de alimentación que nos ayude a que pierda el peso ganado y a que luego mantenga a nuestro gato en su peso ideal.

Si nuestro gato comienza a perder peso, al igual que en el caso anterior debemos proceder a realizar un chequeo que descarte enfermedades que puedan ser su causa, como por ejemplo un hipertiroidismo. Si no se encuentra patología alguna, debemos instaurar dietas con mayor contenido energético que ayude al gato a recuperar un estado corporal ideal.

No debemos olvidar nunca que nuestro gato puede padecer ciertas patologías de las que no somos conscientes, al menos al principio, y es por ello que es muy aconsejable la realización de controles periódicos ya que, cuanto antes se diagnostique cualquier enfermedad, mejor será el pronóstico para nuestros gatos.

Hay enfermedades que se presentan frecuentemente en nuestros gatos añosos como son: diabetes, enfermedad renal crónica, enfermedad hepatobiliar, hipertiroidismo, cáncer etc. Parte fundamental del tratamiento de estas enfermedades es la alimentación. A día de hoy hay alimentos que están formulados específicamente para el tratamiento de estas enfermedades tanto por sí solos como formando parte de un tratamiento más amplio.

El tipo de alimento, tanto húmedo como seco que le demos a nuestro gato va a depender del que haya estado tomando durante las otras etapas de su vida y también va a depender de la patología que pueda estar padeciendo y de la forma de presentación que tengan las distintas dietas que estén aconsejadas para cada caso en concreto.

No nos cansaremos de repetir que la alimentación es un pilar básico de la salud de nuestros animales y que, en determinadas circunstancias, es fundamental para el tratamiento de ciertas enfermedades. A mejor alimentación, mejor calidad de vida y, cómo no, mayor esperanza de vida para nuestros queridos mininos.

Recuerda que los veterinarios de Supermascotas están para ayudarte a definir cual es la mejor dieta para tu mejor amigo gatuno.