Claves y consejos para la alimentación de perros mayores.

La manera en la que envejecemos depende de multitud de factores: la genética, los condicionantes ambientales o ecológicos, y los hábitos de vida. Esto es aplicable para todo ser vivo y, en el caso de un perro anciano, sus cuidadores podemos contribuir a que tenga un mayor número de papeletas para vivir un envejecimiento más saludable. ¿Cómo? Ofreciéndole los cuidados necesarios a lo largo de su vida; y dentro de esos cuidados, la alimentación juega un papel relevante, lógicamente, también en la tercera edad canina.

Recopilamos algunas claves o consejos para la alimentación de perros geriátricos o mayores:

A partir de los 7 u 8 años en el caso de las razas grandes, y de 10 u 11 en el caso de las razas más pequeñas, la dieta del perro debe modificarse para que pueda recibir una alimentación adecuada: más proteínas de calidad, menos grasas, y muy pocos carbohidratos.

El animal debe tener siempre agua limpia y fresca a su disposición, pero en el caso de los perros mayores cobra una mayor importancia, ya que tienen tendencia a deshidratarse.

Es buena idea repartir los alimentos en dos ocasiones al día: mañana o mediodía, y tarde. De esta forma el animal no pasa muchas horas sin comer, ni dispone de más alimentos que los necesarios.

Lo ideal es la prevención. Sin embargo, muchos perros llegan a la tercera edad canina con diversos problemas o patologías bucodentales. En el caso de que el problema ya esté ahí, sería adecuado ofrecer alimentos con una textura que reduzca las molestias de los perros ancianos.

Veterinarios especializados aconsejan alimentar al perro geriátrico como a cualquier otro animal: con alimentos frescos, naturales, y con un 80% de agua, no con bolas secas.

Las mejores proteínas para perros ancianos siguen siendo las animales en esta etapa, por lo que podemos ofrecerles res, cerdo o pollo. Mejor evitar subproductos como vísceras, cabezas, o patas.

Aunque en la dieta del perro senior deben primar los alimentos con proteínas animales, no se desaconseja la proteína de origen vegetal como complemento. El arroz o las legumbres son fuentes importantes de este compuesto.

Puede ser interesante ofrecerle algún complemento como omega 3 y condroprotectores, un suplemento nutricional para prevenir o mejorar los problemas en las articulaciones de los canes de mayor edad, en el caso de que sea necesario. Para saberlo, debemos consultar siempre a nuestro veterinario de referencia.