Aprende sobre la hidratación de tu Supermascota.

De todos los aspectos de tu mascota de los cuales debes estar pendiente, uno de los más fundamentales es la hidratación, ya que esta resulta determinante para su estado de salud.

A propósito de este hecho, en el siguiente artículo profundizaremos acerca de este muy importante tema.

Consumo y expulsión del agua.

En primer lugar, es importante señalar que al no contar con organismos similares, el proceso de sudoración de los animales es completamente distinto al nuestro, sobre todo en el caso de los perros, cuya capacidad para eliminar las toxinas a través de su piel se encuentra totalmente limitada por las almohadillas plantares que tienen debajo de sus patitas.

Esto hace que la única forma con la que pueden eliminar los líquidos de su piel sea a través de la orina, por lo que resulta fundamental que el agua que le des se encuentre en el mejor estado posible, ya que de lo contrario tu mascota podrá sufrir algunos daños que serán perjudiciales para su salud.
Para lograr esto, aquí te dejamos algunas recomendaciones que te serán útiles:

Procura darles agua en un envase grande, ya que de esta forma su hidratación será completa y evitarás que siga teniendo sed una vez que la beba toda, el cual es uno de los problemas más comunes cuando el envase es pequeño.

En los días calurosos o cuando sea época de verano, es imprescindible que le sirvas este líquido vital en un espacio en el que haya sombra, ya que cuando tu mascota tiene mucha sed, el beber agua caliente puede ocasionarle daños.

Sirve el envase en un espacio cerrado, debido a que de esta manera evitarás que el líquido se contamine de las bacterias que suelen existir en el aire libre.

 

RECOMENDACIONES

A sabiendas de lo determinante que resulta la hidratación para su salud, aquí te dejamos una serie de recomendaciones para que tu mascota se mantenga adecuadamente hidratada:

Por lo general, la cantidad de agua suficiente para cualquier animal depende de su peso, siendo 60 mililitros por kilo lo ideal, sin embargo, esta cifra suele aumentar cuando existen temperaturas altas, ya que en este contexto es común que la mascota puede deshidratarse con mayor facilidad.

Los animales que son cachorros o aquellos que cuentan con edades avanzadas son los que más pueden sufrir deshidratación, por los que debes prestarle mucha atención si este es tu caso.

Cada vez que vayas a sacarlo a pasear, procura llevar una botella con agua limpia y fresca para que su hidratación sea la adecuada.

En el caso de que sea un día caluroso, reduce la cantidad de tiempo de los ejercicios.

Si vas a viajar o a estar mucho tiempo alejado, haz algunas pausas para darle agua a tu mascota.

Nunca lo dejes encerrado en el vehículo sin ventilación.