La fruta un excelente premio natural para tu mascota.

La fruta puede ser un excelente premio natural para tu mascota, ¿lo sabías? Muchas veces hablamos de la importancia de no dar de nuestra comida a las mascotas, pero podríamos decir que eso se aplica más bien a los productos procesados y a la mala práctica de darles de comer desde la mesa. Pero los productos naturales, como las frutas y verduras, pueden ser tan beneficiosas para los perros como para nosotros. ¡Pero no todas! Estas son las frutas que pueden comer los perros.

Dar frutas a tu perro está muy bien, ¡pero la verdad es que no valen todas! Algunas frutas y verduras pueden tener sustancias perjudiciales para los perros o causarles problemas de digestión, pero otras les aportan muchos beneficios.

Estas frutas que pueden comer los perros puedes dárselas a modo de recompensa:

 

Manzana

La manzana aporta fibra, potasio, vitaminas y otros nutrientes. Puedes dársela sin pelar, pero lávala y quita el tallo y las pepitas, ya que contienen sustancias tóxicas.

La ración ideal para una recompensa de manzana es una rebanada.

 

Pera

La pera es genial porque le dará a tu perro vitaminas A, C, E, B1 y B2 además de fibra, ácido fólico, fósforo, potasio, pectina… Dale uno o dos daditos de pera en función de su tamaño. Puedes pelarla o lavarla y dársela con la piel.

 

Mango

El mango una fruta saludable y riquísima para muchos perros. El mango contiene fibra, y vitaminas como la A, esencial para la buena salud de la piel y del pelo. También debemos pelarla y retirar el hueso interior, antes de dárselo a nuestro perro.

 

Coco

Se lo daremos a nuestro perro partido en pequeños trozos pelados. Este alimento tiene muchas propiedades, tanto la pulpa del coco, como su aceite son muy nutritivos. Su gran contenido de minerales y vitaminas, sobre todo vitamina E, actúa como un importante antioxidante natural, activador del sistema inmunitario y esencial para el buen funcionamiento de las células.

 

Sandía

También es una buena golosina para hidratar a nuestros perros en verano, pero es mucho más ligera que el melón. Va muy bien para los perros gorditos, ya que su contenido es ¡prácticamente todo agua!

 

Kiwi

Aporta potasio, fibra y mucha vitamina C, ¡incluso más que las naranjas! Basta con que le des una o media rebanada en función de su tamaño, siempre sin piel.

 

Banano

Una de las frutas favoritas de los perros. No se debe abusar porque tiene bastante azúcar y además puede causar estreñimiento, pero como premio ocasional los plátanos aportan mucho potasio y carbohidratos.Un cuadrito de unos dos centímetros es suficiente, siempre sin piel.

 

Fresas, frambuesas, arándanos y moras

Las fresas y frutas del bosque son geniales para los perros y les encantan. Aportan muchas vitaminas y antioxidantes. Basta con darle una o dos piezas.

 

Calabaza

Además de gustarles mucho, la calabaza es un buen remedio natural contra el estreñimiento. Tiene vitaminas, ayuda al tránsito digestivo y es muy nutritiva.

Según su tamaño, puedes darle de una a tres cucharadas de calabaza hecha puré, o bien taquitos de calabaza asada.

 

Melón y sandía

Las dos reinas del verano son frutas que pueden comer los perros; aportan vitaminas, agua, minerales, fibra, potasio… Uno o dos taquitos son suficientes como premio, siempre sin pepitas ni corteza.

 

Naranja

Aporta vitaminas A, B1, B6 y C. Además, fibra, calcio, hierro y montones de nutrientes. Dásela pelada y sin pepitas, basta con la mitad de un gajo.

Aunque mucha gente afirma sobre la alta toxicidad de los cítricos, la realidad es que no son especialmente dañinos aunque no por ello se convierte en una fruta adecuada para tu perro. Su alto contenido en azúcar contribuye a la obesidad.

 

Ante un consumo excesivo de este tipo de frutas el perro puede desarrollar problemas gastrointestinales como por ejemplo vómitos, dolor de estómago y diarrea.

Aunque no graves, estos problemas de salud no son beneficiosos para tu mascota. Evita darle cítricos y ofrécele alimentos que puedan gustarle más.

Estas son las frutas que pueden comer los perros, pero algunas otras pueden resultar peligrosas.