Dormir con mi gato: Riesgos y Ventajas

Cada uno hace lo que quiere con respecto a este acto que es totalmente voluntario y de decisión propia. Simplemente vamos a dar una serie de afirmaciones para el pos y para el contra y cada uno luego que saque sus conclusiones.

Vamos a empezar por los contra para al final no dejar mal sabor de boca.

Los contras de dormir con un gato en nuestra propia cama son varias pero la principal es la higiene. Un gato es un animal limpio, muy limpio pero no por ello no deja de ser un animal que por muy limpio y aseado que lo tengamos, entra y sale constantemente de una caja de arena. Si eres un maniático de la limpieza tienes dos opciones, o que el gato no entre en tu cuarto para que no se suba a tu cama o poner en los pies de la cama una manta vieja para que el gato se acueste sobre ella y no directamente sobre tu cama.

Si eres una persona alérgica, vete olvidando de dormir con tu gato.

Te despertarán, aunque llega el momento que los gatos se acostumbran a tus horas de sueño, a lo primero te despertarán puesto que los gatos se despierta al amanecer.

Te puedes llevar un bocado o un arañazo en mitad de la noche si eres persona que se mueve mucho durmiendo, cosa que tu gato interpretará de otra manera y cazará tus pies.

Seguro que habrá algunos contras más pero yo ahora mismo solo encuentro estos. SI quieres compartir algunos contras, nos lo dices en los comentarios.

Los pros son menos numerosos pero con mayor peso.

Como principal motivo para sí dejar a nuestro gato que duerma con nosotros es por la relación gato – dueño que sale reforzada.

Luego está el gozo , satisfacción, relajación e incluso felicidad el sentir a nuestro gato en los pies de la cama.

Si es un gato bueno y tranquilo, no se sentirán en toda la noche, solo sentiremos su plácido ronroneo de tranquilidad que nos dará a nosotros una gran paz.

Tú tienes algún motivo más para sí dejar a nuestro gato dormir con nosotros? Cuéntanos!!!!